Como vendedor, es importante tener un descargo de responsabilidad para protegerse de posibles responsabilidades y brindarle buenos productos. El descargo de responsabilidad debe incluir los siguientes puntos:

Asesoramiento profesional: deje en claro que la información y el asesoramiento que proporciona tienen únicamente fines informativos y no deben interpretarse como asesoramiento profesional. Esto ayudará a protegerlo de cualquier reclamo que pueda surgir de un cliente que sigue sus consejos.

Sin garantías: Indique que no puede garantizar la exactitud, integridad o puntualidad de la información o el asesoramiento proporcionado. Esto lo protegerá de cualquier reclamo que pueda surgir de un cliente que experimente resultados negativos después de seguir sus consejos.

Sin responsabilidad: Indique que no es responsable de ningún daño o pérdida que pueda resultar del uso de su información o Producto. Esto ayudará a protegerlo de cualquier reclamo que pueda surgir de un cliente que experimente resultados negativos después de seguir sus consejos.

Limitaciones: Indique cualquier limitación a su asesoramiento, como no poder brindar asesoramiento legal, financiero o médico. Esto ayudará a asegurar que los clientes no confíen en ti para áreas fuera de tu experiencia.

No cliente: Deje en claro que el uso de su información de relación o asesoramiento no crea una relación de cliente entre usted y el usuario. Esto ayudará a protegerlo de cualquier reclamo que pueda surgir de un cliente que cree que tiene una relación de cliente con usted.

Recuerde, un descargo de responsabilidad bien escrito puede ser una herramienta eficaz para protegerse a usted y a su negocio, pero no reemplaza el asesoramiento legal profesional.